Síguelos

Nada en mi vida ha llegado por casualidad. Bueno o malo, cada situación, persona, bendición, problema, enseñanza, etc.

En algunos casos, ha habido un punto en el camino donde he podido ver la razón por la que aparecieron en mi vida. Otros posiblemente guardarán sus secretos para siempre. El tiempo lo dirá.

No hay una sola cosa que yo haya aprendido en el pasado, que no se haya vuelto “útil” en algún momento de mi vida. Es por eso que no considero “tiempo perdido” a cada momento que paso aprendiendo algo nuevo.

Hay un viejo proverbio ruso: “Век живи, век учись” (Vive un siglo, estudia un siglo).

Aprender es una bendición. Sus efectos en nuestro cerebro son sorprendentes y en realidad tiene propiedades curativas también. Continúe leyendo

Sigue a tu corazón

Me sorprendí al encontrarla de nuevo. Los años habían pasado y era evidente a los ojos, no éramos los mismos.

Supongo que ella pensó lo mismo de mí, pero además de los cambios naturales que el tiempo inflige en nosotros, había algo más que no pude definir en ella.

“¿Qué está mal contigo?”, Le pregunté.

“Creo que todo está mal. No, en realidad yo soy la que está mal”, dijo después de una larga pausa.

Esperé pacientemente a que pudiera hablar de nuevo. Continúe leyendo

Haciéndolo bien

Una de las preguntas más comunes que escucho todo el tiempo es: ¿qué estoy haciendo mal?

A veces hacemos las cosas de la mejor manera que podamos o seguimos haciendo las cosas como de costumbre, pero todo el tiempo preguntándonos: ¿qué estoy haciendo mal?

Estamos tan obsesionados con el perfeccionismo que en lugar de concentrar nuestros esfuerzos en la búsqueda de mejores formas de hacer las cosas, nos centramos en nuestra inseguridad y dudas y, sin darnos cuenta, estamos limitando nuestro desempeño y causando el mismo retraso del que nos estamos quejando. Continúe leyendo